Archivo de la etiqueta: Chêne-Bourg

Salida 21km Geneve Marathon

Eran las 5:30 am, todavía no había amanecido, la lluvia no paraba y la ansiedad me estaba por matar!

Sabía bien que tenía que seguir al pie de la letra el check list anotado y repasado 1.000 veces en mi cabeza, tenía que evitar a toda costa un par de errores y malas experiencias que tuve en mis anteriores carreras: Desayuno, Vitaminas o banana, dispositivos cargados, playlists, número con chip en la remera, etc.

El desayuno como mínimo, lo tenía que tomar una hora y media antes de la largada, sin café con leche (esto es algo que me puede matar), lo reemplacé por té y lo acompañe como siempre con tostadas. Esta vez tenía que evitar que mi estómago se de vuelta a los 10km.

Tomar sí o sí las vitaminas, no me podía arriesgar a sentir fatiga o tener calambres, y obviamente mi smoothie de proteinas e hidratos de carbono Trezor!

Playlist de mantras repetidos para más de dos horas, funda del cel para correr.

Remera con el número o Bib colocado. Dejar esto para último momento es lo peor, a esas horas suelo estar zombie, poner 4 alfileres de gancho se convierte en el desafío más grande que termino teniendo el día de la carrera. Por lo general si no me concentro me pincho reiteradas veces o al INTENTAR ponerme la remera me doy cuenta que están enganchadas la tela del frente y de la espalda! Toda esta secuencia se da a mil por hora, sabiendo que si no me apuro no llego! En serio, no está para nada bueno.

Tenía que llegar a la salida sí o sí una hora antes, la noche anterior debido a la lluvia nos avisaron por mail que era mejor ir en transporte público, debido a un par de desbordes de unos ríos, lo que provocó un ensardinamiento precoz en los tranvías y colectivos que nos llevaban al lugar de la salida, ese paseo me hizo acordar a las horas pico en los colectivos de Asunción y subtes/trenes de Buenos Aires, viendo las narices contra los vidrios de las puertas y yo sin poder siquiera mover la mano para rascarme la mía.

Al bajarnos ya se escuchaba desde lejos la música que caracteriza a estas largadas, animadores al micrófono y miles de personas peregrinando hacia el mismo lugar. Esta es una de las partes que más adrenalina me genera, todos vamos tras lo mismo, mojados, emocionados y felices. El glamur se deja de lado, se hacen presentes pilotines de plástico (tipo bolsas del super), muchos improvisando con bolsas grandes de basura y otros con sus camperitas re lindas de colores bien llamativos, listos para que los vean desde Neptuno! Jajaja

Llegamos 20 minutos antes, habían grupos haciendo cola en los baños, otros estirando y muchos trotando. Diez minutos antes ya el ensardinamiento se trasladó a la zona de largada, las selfies aumentaban, la emoción y adrenalina empezaba a aumentar vertiginosamente, se escuchaba el crujiente ruido de las bolsas mientras seguíamos el precalentamiento de los couchs de Harmony y empezabas a sentir la lluvia intensa era una bendición y un plus que volvería más divertida la carrera. Por suerte la temperatura estaba buenísima y no hubo viento, dos factores que influyen mucho en mi rendimiento.

Van un par de fotos! En el proximo post te muestro la carrera 🙂

 

Anuncios

12 días para la Geneve Marathon!

Este entrenamiento fue un poco duro, lleno de incertidumbre y miedos por momentos pero LINDISIMO.
En el entrenamiento anterior de 18 km empecé a recorrer la ruta de la Media Maratón  pero empezando desde la llegada. El de hoy, de 15 km lo hice al revés, inicie cerca de donde está marcada la salida de la carrera en Avenue de Bel-Air que queda en Chêne-Bourg.

Una vez que ubiqué donde estaba con el gps del Runkeeper  empecé a guiarme de acuerdo a la ruta de la carrera, todo iba bastante bien hasta que me encontré literalmente en el medio del campo! NO LO PODIA CREER, la ruta le ganaba a la vereda, los colectivos y los autos además de ser reemplazados por tractores y caballos, dejaban de pasar. Ya no sabía si preocuparme por correr pegada a la línea blanca de la ruta o sacar fotos del increíble paisaje que me rodeaba.
Por momentos desconfiaba del gps, por otros no tanto, hasta que me harte y decidí disfrutar y confiar en lo que estaba haciendo y hacia donde iba, puse más fuerte mi playlist de mantras del Sadhana Acuariano y me propuse solucionar la situación.

El Sol de a poco empezó a bajar y los campos con flores amarillas y viñedos empezaron a aparecer, alcance y pasé unos caballos que iban paseando al paso con sus jinetas hasta encontrar (por donde ya había pasado el dia anterior) la rotonda La Pallanterie para tomar agua y fui directo a olvidarme las llaves mientras fotografiaba un atardecer PERFECTO en Lago Leman!
Con tantas distracciones y poco foco en correr, obviamente mis tiempos no fueron los mejores, pero valió la pena una vez más descubrir tanta belleza en mi camino.